RECONOCIMIENTO 25/03/2019

Carlos Bilardo, el cumpleaños de un campeón

81 partidos dirigidos. 28 victorias, 30 empates y 23 derrotas. Un Mundial ganado, en 1986. Y cuatro años más tarde, un subcampeonato del Mundo. Carlos Salvador Bilardo, el Doctor, una institución dentro del Fútbol Argentino. Una leyenda de nuestro deporte que hoy cumple 80 años.

 

Durante su carrera futbolística se desempeñó como volante. Luego de hacer inferiores en San Lorenzo, debutó en el club en 1958. Tres años después pasó a Deportivo Español y comenzó a estudiar medicina hasta recibirse de ginecólogo. Tras cuatro temporadas llegó Estudiantes, club en el que hizo historia. Con la camiseta del equipo platense, bajo la conducción técnica de Osvaldo Zubeldía, fue fundamental dentro de la cancha y  uno de los grandes protagonistas de la época más gloriosa de la institución, obteniendo en total seis títulos: el campeonato Metropolitano de 1967, tres Copas Libertadores de América, la Copa Interamericana en 1969, y una Copa Intercontinental en 1968.

 

A los treinta años abandonó el fútbol y luego de un paso como colaborador de Zubeldía en Huracán, inició su destacada carrera como técnico. En esta función se convirtió en referente de un estilo de juego, donde el estudio del rival, el riguroso planteo táctico y el aprovechamiento de la pelota parada fueron las principales premisas. A lo largo de su carrera cosechó importantes títulos, alcanzando la gloria el 29 de junio de 1986, cuando se consagró campeón del mundo en México al frente de la Selección Argentina.

 

Tras dirigir Estudiantes de La Plata (campeón del torneo local de 1982), Deportivo Cali, San Lorenzo y la Selección de Colombia, le llegó la oportunidad de hacerse cargo de la Albiceleste. Ante Chile, el 12 de mayo de 1983, comenzó la 'Era Bilardo' en Argentina. Aquella jornada, en el estadio Nacional Julio Martínez Prádanos, el conjunto nacional igualó 2-2 ante el equipo local. Los tantos fueron convertidos por Norberto Alonso y Ricardo Gareca. Con el correr de los años logró conformar un equipo que conjugó a la perfección la técnica y la entrega. En el Mundial de México 1986, con un conjunto muy ordenado tácticamente, y con Diego Armando Maradona como capitán y emblema, consiguió la gloria eterna. En la siguiente Copa del Mundo, en Italia, luego de finalizar en la segunda ubicación, dejó el cargo tras siete años.

 

Tras el Mundial de 1990, dejó la Selección y pasó por importantes equipos del fútbol local y exterior: Sevilla, Boca, Estudiantes de La Plata y las selecciones de Guatemala y Libia. Además, entre 2008 y 2014, ejerció el rol de mánager de la Selección Argentina.

 

Felicidades y gracias, campeón.